EL HOGAR INTERIOR es una técnica que engloba el milenario Feng-Shui con la base de la Astrología

Se realiza un estudio con el plano de la vivienda, relacionándolo con los 12 Signos Zodiacales, y se llega a conclusiones para mejorar cualquier aspecto personal comprometido.

EL FENG SHUI se basa en la existencia de un aliento vital o chi cuyo flujo se ve modificado por la forma y disposición del espacio, las orientaciones (puntos cardinales) y los cambios temporales. Algunas escuelas de feng shui ponen el énfasis en el estudio de las formas: las montañas, los ríos, la estructura de la vivienda o lugar de trabajo, la ubicación del baño, cocina, habitación, y el resto de los espacios de la casa; etc. hasta la colocación de los muebles. Otras escuelas enfatizan en cambio el uso de la brújula.

LA ASTROLOGÍA se compone de imágenes arquetípicas cíclicas de nuestro inconsciente, que como subpersonalides propias, nos muestran los ciclos de nuestra naturaleza interior.

El punto de partida de este estudio, está basado en un análisis objetivo: comprobamos de qué forma está diseñada y cómo se han distribuido las estancias. Para empezar, esto nos dará una pista del porqué la hemos escogido, y qué aspectos deseamos mejorar y cómo hacerlo. Puede parecer un misterio decidirmos por una vivienda u otra. En muchas ocasiones, no sólo su precio o su ubicación son importantes; a veces, con las mismas condiciones, nos decidimos por una, sencillamente porque nos gusta más, sin tener muy claro el motivo de dicha decisión. Esto es así, porque la vivienda que queremos tiene algo que llama nuestra atención, como si tuviera vida propia y pudiera comunicarse con nosotros.

La cultura oriental tiene un término para designar este fenómeno, con el que suele definir el ambiente que se respira en un lugar; y al identificarlo, comprende cómo cambiarlo. Este es el llamado chi, al que podemos llamar Alma, por ser un término con el que nos es más fácil identificarnos. Este concepto, aunque no se acabe de comprender todo lo que evoca, sí que resuena en nuestro interior, ya que siempre se ha utilizado como una representación de nuestra esencia profunda, con su multitud de sensaciones y sentimientos.

Todo, absolutamente todo, tiene su Alma, y eso es, precisamente, lo que en realidad estamos estudiando: la calidad de dicha alma, lo que acaba por hacer que nos decantemos por una vivienda y no por otra.

El Hogar Interior es una técnica para revisar el propio hogar, y encontrar elementos que distorsionan o perjudican la salud y la armonía. El hogar tiene que ser un remanso de paz. Con el Hogar Interior, se encuentran muebles o enseres que dificultan el propio bienestar. Cuando se acondicionan estos elementos de forma armoniosa, se consigue abundancia y tranquilidad.

DANNA SANS