JÚPITER en ESCORPIO y el cambio permanente

Júpiter en ESCORPIO y el cambio permanente

El planeta Júpiter ha cambiado de signo, y lo ha hecho al signo de Escorpio hasta el 8 de Noviembre de 2018. Lo que ocurra con Júpiter tiene una trayectoria larga, ya que dispone de 13 meses para dar la lata. Júpiter, bajo la influencia del signo de Escorpio, va a ofrecernos autenticidad. Escorpio es la transformación, y  por lo tanto, la muerte de todo aquello que esté obsoleto. Júpiter, bajo la influencia de los dones que trae Escorpio de cambio, va a expandirlos por doquier, y si nuestro suelo estaba removido, lo va a estar todavía más.

En estos momentos, tenemos al Sol también en ESCORPIO, lo que nos ofrece una duplicidad de energía de cambio y de transformación. El Sol estará en Escorpio hasta el 22 de Noviembre. Durante esta época, cada año vemos el cambio de estación como un paso de la luz a la oscuridad. El Sol tiene menos presencia cada día, y nos indica que está llegando un tiempo de introspección. Esto hace que veamos el cambio en la naturaleza como algo básico, y por lo tanto, podamos incorporarlo en nuestras vidas.

El hecho que después de 12 años, Júpiter se una a la fiesta de Escorpio, tiene una importancia mayor, ya que si durante estas semanas se nos pedía renovarnos, ahora con Júpiter tenemos el doble de energía disponible para hacerlo. Si a nuestro alrededor pasan cosas fuera de nuestro control, precisamente es porque es necesario dejar ir lo que no sirve, para abrazar nuevas fuentes de inspiración y de esperanza. Esto no suele ser fácil, pero no va a quedar otra que arremangarse y tirar a la basura aquello que no nos deja crecer, para transformar nuestra esencia en algo mejor.

Por otro lado, el día 19 de Octubre tuvimos una Luna Nueva muy potente. En las Lunas Nuevas es cuando la Luna se une al Sol en los mismos grados de un signo zodiacal. En este caso lo hizo en el signo de Libra. Al otro lado del zodíaco se encontraba Urano, el revolucionario, en el signo opuesto, Aries, en los mismos grados zodiacales. Bajo la Luna Nueva, el Sol no proyecta su luz a la Luna, que se encuentra oscura, aunque en este caso, el Sol proyectaba su luz a Urano, que tiraba en el otro extremo para romper patrones lo más rápido posible. Así que tuvimos al Sol y a la Luna bien juntos deseando armonía en Libra, y a Urano Aries en el otro extremo, tirando para romperla.

Esto ya pasó, pero ahora se nos une otro elemento distorsionador que es Marte. Este planeta ha entrado en el signo de libra el día 22 de Octubre, y no se marchará hasta el 9 de Diciembre. Marte tiene una importancia vital en este proceso de ver cómo rompemos patrones. Urano en Aries por su parte, y en el otro extremo de la cuerda, viendo a Marte en Libra, lo que quiere es el cambio sin contemplaciones y sin tiritas e incluso sin introspección, a él le da igual. Cuando en el otro extremo del zodíaco tenemos a este Marte, el dios de la guerra, mirando cara a cara a Urano, el revolucionario, entre ellos se produce una corriente eléctrica de movimiento, del que no va a ser posible quedarse al margen.

Esto ya ha empezado, pero todavía se encuentran en grados zodiacales distintos. Marte está en los primeros grados de Libra, pero cada día se va acercando más al otro extremo exacto de Urano en Aries. El día 1 de Diciembre estarán en los mismos grados, aunque en signos opuestos, Libra/Aries. Después, el día 3 y 4 de Diciembre, Marte se colocará en los mismos grados matemáticos donde se completó la Luna Nueva, recordando los comienzos que se iniciaron con esa luna el 19 de Octubre. Esto tiene importancia debido a que Marte tarda dos años en pasearse por el mismo signo que estuvo, así que es un planeta que se toma su tiempo. Marte se quedará hasta el 9 de Diciembre en Libra, con lo que estará interactuando con Urano en Aries hasta esa fecha.

Los dos, Marte y Urano, van a bailar una danza de movimiento constante, con subidas y bajadas de tensión complicadas de sobrellevar hasta los primeros días de Diciembre.

Mucha paciencia y calma con lo que tenga que venir, y afrontar los cambios y movimientos bruscos del viaje como oportunidades para renovarse. De todos modos, vamos a dar gracias a la energía de Júpiter en Escorpio, que nos indicará qué batallas pelear y cuales tenemos que dejar pasar.

Buen trabajo de introspección y mucha suerte.

DANNA SANS

CambiaRealidad a mayor Amor, Bienestar y Paz Interior.

Dejar comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política-privacidad-cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Menu Title