La Vibración de las cosas

¿Sabes que función tiene cada objeto que tienes en casa? ¿Sabes que cada cosa que guardas tiene vida propia? Parece exagerado, ¿verdad? Pero no lo es.

Todo lo que guardas tiene una historia en tu vida, y ha entrado por alguna razón, igual que las personas con las que te encuentras, que también hablan de ti. De hecho, todo tu mundo habla de ti.

Nos rodeamos de múltiples objetos como pertenencias de posesión. Estos nos hacen más sabios, más astutos, más elegantes, o lo que sea. Cada posesión nos remite a nuestro interior, con una vibración constante y latente.

Mira a tu alrededor y descubre tu mundo. ¿Todavía no has tenido tiempo de colgar aquellas cortinas que compraste en Marrakech? Sabes que si las cuelgas descubrirás lo bien que te lo pasaste en ese viaje, ellas te lo recordarán cada día. Entonces, en alguna parte dentro ti te da miedo recordarlo. A lo mejor es porque aún no sabes cómo lidiar con el día a día. Sí, con aquella rutina que no te hace feliz. ¿Qué hacer entonces? Colgarlas de una vez y su recuerdo seguro que te ayuda a cambiar algo de esa rutina que no te guste. Las cortinas van a ayudarte con su historia de vida, y su vibración va a sostener tu cambio.

Es real, es así. Pinta, corta y colorea, observa tu mundo y muévete hacia otra vibración y/o dirección. La vida es puro cambio, y ahora más. La vida ahora en la tierra es puro frenesí. Información que llega de todas partes, bombardeando las zonas de confort de todo el mundo.

Lo bueno es subirse a la rueda del cambio con alegría. Transformar ambientes, situaciones, rutinas y contextos. Lo que ya no sirva tiene que reciclarse, en todos los sentidos.

Por ello, es muy práctico empezar con las cosas pequeñas. Piensa en la energía que nos rodea y envuelve, los ciclos de los días, semanas y meses que transitan sin saber ni cómo ni dónde.

Entre eclipses, la frase, nada es para siempre, toma mucho significado. Empieza por transformar tu pequeña zona cómoda y acércate al cambio constante. Va a ser así cada vez más, porque la tranquilidad está sobrevalorada. Esa calma que anhelas va contigo, pero tú no puedes verla. La llevas a cualquier parte, no hace falta que nadie te la ofrezca, ni que la instales a la fuerza como resistencia a que algo se te lleva por delante. La energía del cambio es personal, se traslada en las vacaciones de verano y con las de invierno.

Vívelo como una constante matemática, que sustenta y arropa la vibración y la frecuencia de las cosas.

Sed felices.

DANNA SANS  CambiaRealidad a mayor Amor, Bienestar y Paz Interior.

Dejar comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política-privacidad-cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Menu Title