El TAROT EVOLUTIVO ofrece respuestas a los conflictos, tanto del exterior como los propios, representados en ansiedades o preocupaciones del futuro.

Las respuestas con el Tarot Evolutivo llegan para anticiparnos a cualquier tema que nos preocupe. Las imágenes del Tarot  nos muestran caminos paralelos, cuya información nos ayuda a decidir y a tomar el mejor camino. Estas imágenes nos informan con tiempo de lo que está pasando, para decidir la opción más adecuada en cada momento.

La definición de Arcano es: recóndito, impenetrable, misterioso, enigmático y oculto. Así, decir que la baraja consta de 22 arcanos mayores (naipes) en su primera aparición, y cuando reaparece lo hace añadiendo 56 arcanos menores (naipes) comprendidos en cuatro palos distintos. Espadas, Copas, Bastos y Oros. Más tarde fueron redescubiertas por Antoine Court de Gébelin (1725-1784). Aunque tanto los egipcios, como los hebreos y también los griegos, tenían un juego parecido. En el caso de los hebreos existe un paralelismo entre los 22 arcanos mayores, y la interpretación cabalística de las 22 letras del alfabeto hebreo.

Es imprescindible colocar al mundo simbólico dónde le corresponde. El ser humano necesita un lenguaje simbólico, pero con personajes a los que poder aplicar cualidades animistas. Un claro ejemplo lo tenemos en la Edad Media, que al utilizar los arcanos menores se los relacionaba con los estamentos sociales de la época. De este modo, los Bastos se referían a los campesinos, los Oros a los comerciantes, las Copas al clero y las Espadas a los Caballeros. Las imágenes se asociaban con seres reales de carne y hueso, obteniendo las respuestas que necesitaban. Se entiende entonces el Tarot como un lenguaje, imágenes que a modo de jeroglífico van explicando procesos determinados. Con esta baraja de naipes podemos reconocer y comprender dichos procesos, para actuar entonces en consecuencia a nuestras demandas internas.

Los cuatro primeros Arcanos Mayores en numeración, muestran muy claramente los cuatro elementos de la naturaleza.

El Mago (Aire) I Se basa en una atmósfera mental, tiene el conocimiento primigenio, el mundo de las ideas, posibilidades y pensamiento.

La Papisa (Agua) II La Diosa dadora de vida y de muerte, la señora del proceso, llamada también La que sabe, en muchas culturas indígenas, y por lo tanto, toda la atmósfera emocional.

La Emperatriz (Fuego) IIIEs la encarnación de todo lo que da la vida, sus frutos y creaciones de aquello que nos es ofrecido libremente.

El Emperador (Tierra) IVEs la imagen del rey, que representa la capacidad de asumir el poder personal y la responsabilidad que ese poder conlleva.

DANNA SANS