Todo es vibración y frecuencias

Todo es vibración y frecuencias

Todo vibra y todo tiene su propia frecuencia. Como con un aparato de radio, en el que llegan ondas de sonido y somos capaces de escucharlas. En nuestro caso es igual, así como con los objetos y los ambientes que nos rodean. ¿No has entrado en algún lugar por primera vez y has tenido ganas de irte? A veces no hay nada concreto que justifique tu instinto de dar media vuelta. Pero hay algo dentro de ti que sabe que ese lugar no es bueno para ti.

Existen presentimientos o sensaciones con personas y lugares, que te indican si están en la misma frecuencia que tú o no.

Cuando en un lugar nos encontramos algo pesados, confundidos o inquietos, en ocasiones no es sólo por nuestra salud o circunstancias, sino por lo que no podemos ver. Como todo es energía, alguien habrá dejado sus humores a su paso, o varias personas con sus desacuerdos y desarmonías.

Al mismo tiempo, esto que molesta y que no ves es complicado cambiarlo. Es mejor alejarse, y si no es posible, buscar cual puede ser la causa. Si se vive en un lugar con vecinos o compañeros de piso que no son los ideales, el hecho de hacer limpieza o cambiar objetos, la energía cambia.

Aunque el primer paso siempre es reconocernos como seres vibrantes, con sus altos y sus bajos, y con una frecuencia de onda propias. Esta frecuencia si es alta irá muchos más rápida, con longitudes de onda mucho más corta; y si es baja, irá más lenta, con una longitud de onda más larga.

En la vibración rápida hay más probabilidad de ver más cosas, y que el mundo que se aprecia sea más creativo, debido precisamente a su rapidez y a que las ondas están más unidas, con lo que el tiempo entre ellas es más corto, saltando de una posibilidad a la siguiente con celeridad.

En una vibración baja, con una longitud de onda mucho más larga, el salto de una a la siguiente es más largo, con lo que es más fácil columpiarse en una para quedarse, y el tiempo entre una idea o vibración y la siguiente es mayor. Así es como quedamos atrapados, como en una cámara lenta de posibilidad, repitiendo la misma vibración con lentitud, por ser conocida y aceptada por todos.

Sería fantástico mantener actitudes innovadoras, distintas y cambiantes, así la vibración es más rápida y se mantiene alta. Sintonizar con esta frecuencia de cambio y creación, es lo que conduce a un salto necesario de evolución consciente.

Te espero en esta frecuencia, deseo estar allí por mí y por quien también tenga este deseo.

DANNA SANS    CambiaRealidad a mayor Amor, Bienestar y Paz Interior.

Dejar comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi Cookies, clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Menu Title