UN NUEVO AMOR

Un nuevo amor

Pintando en la calle: Pere Sans Falguera

   Esta vez voy a contarte una experiencia personal que está cambiando mi vida. Creemos que tienen que suceder grandes cambios para que la vida sea distinta, para ser más felices o abundantes, o cualquier cosa que deseemos. Pero en mi caso, una experiencia normal del mismo proceso de vivir, me ha llevado a replantearme cómo enfocar todos mis deseos y retos diarios. En concreto, la vejez transformada en demencia por parte de un ser querido, me ha conducido a ver otras partes de sí mismo que yo nunca había visto.

   Él, de pequeño, aprendió codo a codo con su padre, a dibujar pequeños cuadros con colores de pasta, que daban un impacto muy rápido en el momento de ser pintados. Su padre los pintaba para venderlos en las plazas o en cualquier lugar por el que pasearan posibles clientes. El protagonista de mi historia, cuando se hizo mayor, tuvo que ganarse la vida vendiendo diferentes artículos y siendo un incansable viajante, con tal de llegar a dónde le llevara la venta. Ahora, con su nueva condición y realidad, al preguntarle un extraño en el hospital cuál había sido su historia de vida y qué había hecho en ella, su respuesta fue clara.- ¿Yo? He sido pintor de cuadros. Me enseñó mi padre.

   Y es verdad, ahora vive la realidad que él hubiera querido, su carácter, antes duro y peleón en muchos sentidos, se ha vuelto ahora afable y con un ritmo completamente distinto. Se está permitiendo que el sentido del humor aflore con pequeñas bromas y comentarios. Se sabe acompañado y cuidado, ya no tiene que pelear más con la vida, porque por primera vez, la vida es amable con él. Todavía nos conoce, pero NO en la misma realidad que antaño, nosotros, sus hijos, somos parte de su corazón, pero ahora ya no conocemos nuestro papel, sólo acompañamos y aprendemos a vivir con él su nueva vida, su nuevo enfoque, su nuevo amor.

   Todos los que estamos a su lado aprendemos de este gran maestro que nos descubre nuevas facetas diarias, y hace aflorar sentimientos como la compasión, el cariño y la ternura, que no habíamos experimentado con él por estar ocupados con resentimientos y expectativas no cumplidas. En estos momentos, no hay nada que preguntar, nada que esperar, nada que cambiar, porque todo está bien. Ha sido su camino de vida, uno muy personal y en el que ahora sólo tienen cabida su propia realidad y su propio destino. Nosotros estaremos a su lado, viendo este cambio, observando expectantes un nuevo amor recién descubierto, distinto, irracional, alegre y a su modo. Por mi parte, estoy aprendiendo a ver lo efímero de cada momento vivido y la necesidad de sentirlo todo con la misma intensidad que la vida conlleva. 

  Siempre aprendiendo un nuevo amor desconocido. Gracias Papá. Gràcies Papa!

  DANNA SANS

  CambiaRealidad a mayor Amor, Bienestar y Paz Interior.

Dejar comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi Cookies, clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Menu Title